10.10.11

Poesía

Altivez

Sólo sabemos toda nuestra altura
si alguien le dice a nuestro ser:
¡levanta!
y entonces, fiel consigo, se agiganta
hasta llegar al cielo su estatura.
De la vida común sería ley
el heroísmo en el humano ruedo
si no nos doblegaramos al miedo
de vernos y sentirnos como un rey.

Emily Dickinson
(versión de Carlos López Narvaéz )