21.7.12

Serena armonía


Caminaba, pausadamente,  observando el ir y venir de las olas al acantilado.Respiraba profundo embriagándose con la fresca brisa de la playa.
Atrás quedaban los recuerdos: las horas de la infancia, de los juegos, dichas y ternuras. Aquellos lindos días de siembra en el mar y en el cielo.
Vio como caía la tarde. Se teñía de tonos rojos, dorados y nacarados el horizonte mientras se fundía con las olas turquesas y esmeraldas.
Avanzó con determinación, hasta detener sus pasos  frente a un resplandeciente portal, que como un oasis  reflejaba una serena armonía,  aquella que tanto anhelaba.Quiso cruzar para quedarse en el añorado lugar pero una voz lejana que mencionaba su nombre lo hizo despertar.
Fue entonces, que tomo conciencia, de que se trataba de un sueño  que no era fácil de lograr, de un imposible, quizás. 

3.7.12

Había una niña

Auguste Cot

Había una niña

Había una niña capaz de alcanzar
un lucero en una noche estrellada.
Había una niña que con su risa
sembraba de alegría mis grises días.
Había una niña que volaba como
una etérea mariposa.
Había una niña que con su voz de mirlo
entonaba suaves melodías.

¿Qué ha pasado con aquella niña,
 de azul mirada?
Di , niña, que me ves ,
di,  que estas aquí,
di,  que no te has marchado,
di,  que solo duermes,
di,  que eres mucho más,
que un dulce recuerdo
que llevo en el alma.