15.8.12

Mi pequeña princesa


El viento le susurra a los geranios, amapolas y magnolias que florecen  cerca de la casa.
A lo lejos el mar levanta su oleaje, las estrellas resplandecen, la luna sonríe y se impregna de aromas y rocío el paisaje.
Ella duerme tranquila  , huelo su fragancia,  le miro con  ternura . Se ve preciosa, ingenua, pura y bella.
El tiempo pasa y cuando crezca la niña, irá por la vida como una reina. Su trono serán las praderas pobladas de doradas espigas. Será  hermosa como  la mariposa que libre y alegre vuela,  revolotea.
Las flores, el agua,  el viento, los luceros  , la luna  y el cielo velan los dulces sueños de mi pequeña, de mi capullo, de mi princesa.





4.8.12

Momentos mágicos


En mis días se cuentan las sonrisas, no las lágrimas.
En mis noches se cuentan las estrellas, no las nubes.
En mi jardín se cuentan las rosas, no las espinas.
En mi corazón se cultiva la gratitud, no la amargura.

Así como las flores necesitan del sol y de la lluvia
para crecer, la oruga del tiempo y del silencio
para convertirse en mariposa, nosotros
necesitamos asombrarnos con pequeños milagros.