30.3.12

A los amigos

                                                                                                                                                                         No puedo darte soluciones para todos tus problemas en la vida,
no tengo respuesta para tus dudas o temores.
Pero puedo escucharte y compartirlos contigo.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.
Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte, estimularte y ayudarte si me lo pides.
No puedo trazarte limites dentro de los cuales debes actuar,
pero si te ofrezco el espacio necesario para crecer.
No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parte el corazón,
pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.
No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.
En estos días pensé en mis amigos y amigas,
y entre ellos apareciste tú.
No estabas arriba ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el número uno ni el número final.
Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero,
el segundo o el tercero de tu lista.
Basta que me quieras como amigo.
 ( Borges )

6 comentarios:

Jorge Donato dijo...

La amistad sincera y real, constituye uno de los fundamentos más importantes de la vida.
Saludos Arcoiris.

enletrasarte(Omar) dijo...

qué bien, Borges, qué bien
saludos

Norma dijo...

Hermosísimo. Te digo lo mismo, ...basta que me quieras como amigo. Cariños.

En Vida Real dijo...

Arcoiris, amigo se es en las buenas como en las malas. No es fácil cultivar amistades. Al menos, al parecer, tengo un amigo, y otro, Jesús, hijo de Dios. Tengo algo agradable en mi sitio, seguro te gustará. Chao

salvadorpliego dijo...

Esa es la amistad. Gracias por compartir este poema.

Saludos.

Rud dijo...

Estimada Arco Iris
Jorge Luis Borges era un genio, ese poeta argentino que me hizo amar a Buenos Aires: “Lo siento eterno, como al aire, como el agua…”
El escrito en verdad es una oda a la amistad; que mi Dios bendiga a nuestros amigos.
Un gran abrazo